The Boys y The Umbrella Academy, anatomía de los supers

  •